Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald

Tenía pendiente escribir la reseña de la primera entrega y realmente mi intención era comenzar, como es lógico, en orden cronológico. Sin embargo, después de haber visto la película que hoy nos ocupa, mi estómago me pide que escriba una reseña antes de que me salga una úlcera.

Me duele la boca ya de repetir que el virus de las malditas sagas está destruyendo el Cine. Hacia finales de los años 90 y comienzos del nuevo siglo la cosa tenía cierta gracia puesto que se le ponía empeño. Se le ponía cuidado. Se le ponía cariño. Todas las entregas de una saga cualquiera, tenían un punto de personalidad. Podían ser mejores o peores, pero tenían valor propio.

A día de hoy esto ya no ocurre. Ahora las sagas son como los episodios de una serie de televisión. Tenemos el primero en el que te meten un poquito en harina (no mucho), después unos cuantos episodios entre los que encontramos aquellos totalmente irrelevantes y de relleno, y después un episodio final en que teóricamente se desvela y se resuelve todo… o no.

fantastic-beasts-crimes-of.jpgEste formato, el cual puede que esté bien para la televisión, fracasa estrepitosamente si lo trasladamos al cine. No se puede aplicar el mismo criterio puesto que la gente espera más. Mucho más. Una entrega de una saga no puede ser un simple “rellenar un hueco”. La película de hoy lejos de contar una historia propia, lo que hace es crear posibles vertientes y/o líneas argumentales sobre las que tal vez versará la siguiente entrega mientras que se nos transmite una inmensa e insultante NADA. Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald. OJO SPOILERS!!

Ya desde el primer minuto de película se pone de manifiesto la evidente incapacidad de Rowling para elaborar un guion dando lugar a una insufrible, tediosa, aburrida y absurda sucesión de imágenes y guiños sin ningún contenido sustancial. Al igual que dije cuando escribí la reseña de The Hunger Games – Mockingjay Part 1, aquí también tenemos una NADA enorme. No ocurre NADA. No hay NADA relevante. No hay NADA destacable. No hay NADA de emoción. No se le ha dedicado NADA de empeño a ésta película. NADA.

Más de dos horas que se hacen larguísimas para algo que se puede explicar en poco más de veinte minutos. Gellert Grindelwald se escapa y tiene planes malvados para conquistar el mundo de los magos y someter a los muggles a quienes considera poco más que “futuros esclavos”. Los buenos quieren enviar a Dumbledore a que luche con él, pero se niega. Fin.

Muchas veces tiendo a culpar al Director cuando una película es mala. En este caso, me permito exonerar a David Yates, a quien no tengo demasiado aprecio por sus pifias eh Harry Potter, dado que en este caso la culpa es exclusivamente de JK. Rowling. Sea dicho de paso que un servidor es un gran fan de la saga HP y por eso mismo no puedo disimular mi cabreo y mi decepción con una escritora que hasta ahora admiraba. Rowling ha demostrado ser una yonki del dinero y la notoriedad quien por arañar unos cuantos dólares más, por si no tuviera pocos ya (hasta sus bisnietos pueden vivir del dinero recaudado entre libros, películas, merchandising, etc), ha sido capaz de despreciar a los únicos que precisamente no debería haber despreciado: sus lectores.

Veamos a ver si consigo estructurar la reseña de forma que no resulte caótica para su lectura. Primero listaré algunos de los más despropósitos que más me llamaron la atención de ésta película para finalmente acabar con el que pienso que es la joya de la corona. No me suele gustar escribir en formato “listado” pero en este caso no veo más remedio. Allá va:

-Resulta inconcebible que Grindelwald, el mayor criminal de la historia del mundo mágico no esté en todo momento custodiado por Dementors.

-Queenie tiene a Kowalski bajo el efecto de un hechizo, algo que va enteramente en contra de la esencia del personaje que vimos en la anterior entrega, el cual sentía amor verdadero por él. Quizás comenzaban a intentar justificar que el cambio de actitud de Queenie es lo que le llevaría finalmente a unirse a Grindelwald. Fracaso. No lo consiguen para nada, ni con esta ni con ninguna de las posteriores escenas. Sus motivos para unirse al mal no son suficientemente convincentes, eso sin contar que alguien que puede leer el pensamiento no sea capaz de ver las verdades intenciones del villano.

-El Personaje de Tina es quizás el que más involuciona. Pasa de secretaria a Auror pero con más pena que gloria. Si en la primera entrega tenía poca sangre y aún menos carisma, aquí ha perdido lo poquito que le quedaba. Intenta mostrarse como alguien con autoridad y determinación cuando lo que realmente se limita a hacer es correr detrás de Newt como un pollo sin cabeza.

-Recordemos la escena en la que Grindelwald da su discurso a lo Hitler en Nuremberg. Mientras habla, va montando un espectáculo de luces y humo enseñando la maldad de la humanidad con intención de justificar sus acciones y atraer seguidores. La mejor parte viene cuando nos enseña aviones de la Luftwaffe, judíos en un campo de concentración o la bomba atómica de Hiroshima. Algo que por si necesita aclaración, no pasará hasta 10-15 años después. ¿Ahora resulta que Grindelwald puede ver el futuro?.

-Nagini resulta que es una Freak de Circo. Una chica asiática que se transforma en serpiente y que con el tiempo adoptará definitivamente esta forma. Más allá de conseguir el guiño-efecto en el público y que éste diga “mira la serpiente de Lord Voldemort”, ¿me queréis decir qué aporta a la trama?. Haced una prueba. Quitadla de la película. ¿Afecta en algo?, no. Pero ya tenemos 10 min de relleno y la mencionada reacción de los espectadores.

-Al igual que en el caso anterior, la presencia de Nicolas Flamel es otro guiño estúpido e innecesario. En cuanto salió me dije “a ver cuánto tiempo tardan en enseñar la piedrita” Pues unos dos minutos me parece. Ahí tenemos al venerable anciano abriendo el armario para que la veamos bien vista y entonces los espectadores más retarded (bajo el punto de vista de Rowling, claro) dirán “ah el de la primera de HP”. ¿Su importancia en la película?. Ninguna. Otro personaje cuya omisión aceptaría cero a la película y sumamos unos cuantos minutos más de relleno al marcador.

-Es impresionante cómo en la enferma sociedad actual (recordemos que estamos en pleno siglo XXI), no hay rubor alguno en mostrar una maga a punto de lanzar un Avada Kedavra contra un bebé pero apenas se deja intuir una relación homosexual entre Albus y Gellert. Esto me parece increíble. Con tal de vender no todo vale. Señora Rowling, señores productores, si hay países en los que les molesta más un gay que un asesino de niños y ustedes ceden antes ellos para seguir arañando dólares tienen un muy grave problema. De verdad se lo digo. Háganselo mirar muy mucho.

-La profesora McGonagall hace dos apariciones imposibles. La primera cuando los Aurores visitan a Dumbledore en la “actualidad” (1929) y otra unos cuantos años antes, digamos a principios de los años 20. Eso es imposible. Para comenzar nació en 1935, pero si por si esto fuera poco, en The Order of the Phoenix, Minerva le dice a Umbridge que comenzó a trabajar en Hogwarts en 1956.

-También sabemos que McGonagall era estudiante en Hogwart cuando Dumbledore era el Transfiguration Master antes de aceptar el puesto de Headmaster. Ahora resulta que nos ponen a Albus como Defense Against the Dark Arts Master en una escena que es un descarado calco de la de Lupin en The Prisoner of Azkaban. ¿Era necesario?, no! pero ya tenemos otro guiño más y más minutos de relleno. Suma y sigue.

-En una de las escenas vemos a Dumbledore con el Mirror of Erised viendo su pasado con Gellert cuando eran jóvenes. Cagada. El espejo te muestra lo que más deseas ver sí, pero en tiempo presente. No te muestra el pasado ni recuerdos. Para ver recuerdos está el Pensieve.

-Toda la historia relativa a Credence es tan absurda como anodina y aquí Rowling comienza dar rienda suelta a su descarada ambición comenzando con la destrucción del Potteruniverse. Ahora resulta que el tal Credence es en realidad, atención, Aurelius Dumbledore, un secretísimo hermano de Albus Dumbledore. Fíjate si será secreto que en siete libros, ocho películas, una obra de teatro y la anterior entrega de ésta saga no hay una sola mención. Ni tan sólo un rumor. Nada. Personaje sacado totalmente de la manga intentando crear una trama y/o giro donde no la hay.

Credence según dicen nació en 1904. Teniendo en cuenta que el padre de Albus fue encerrado en Azkaban en 1890 y que no demasiado después su madre murió en una explosión provocada por su hija Ariana, no deja demasiado lugar a afirmar que Credence es tanto un Dumbledore como lo puedo ser yo. Cabe la posibilidad de que Grindelwald se lo haya inventado para su propio beneficio o bien tal vez Rowling nos sorprenda en la siguiente entrega diciéndonos que en realidad es hijo de Grindelwald, o un Lestrange lejano, o un primo de la familia Riddle, o lo que ya a nadie de sorprendería, un Potter…..puestos a soltar chorradas yo también me apunto.

-Hay una escena en la que Newt dice “Accio Niffler” y su animalito viene volando. No se puede aplicar este hechizo a seres vivos únicamente a objetos. Nuevamente cabe la posibilidad de que esto sea algo que Rowling “olvidó” mencionar en la saga HP y que lo haya recordado ahora.

Como decía al principio de la reseña, finalizaré con la pifia que gana por goleada a todas las demás:

-Durante una muy buena parte de la película, y mira que es larga, tanto Gellert como Albus insisten en que no pueden luchar entre ellos. Simplemente se niegan pero no dan más explicaciones. A medida que avanzar la cinta descubriremos con horror que el motivo que Rowling ha escogido para tal efecto no es otra cosa que un Pacto de Sangre secreto que ambos hicieron cuando eran jovencitos.

Bien. Este es el punto donde Rowling muestra la mayor falta de respeto a sus seguidores reescribiendo su propia historia a su antojo y beneficio. Recordemos que la película que estamos presenciando tiene lugar en el año 1929 si mal no recuerdo.

Iré al grano. Todo esto de que no pueden luchar entre ellos es una patraña. Así de claro. ¿Por qué?, pues porque ya lo han hecho antes. ¿Cuándo? Pues muy sencillo. En 1899, poco después de la muerte de Kendra Dumbledore, Albus, Alberforth y Gellert luchan en un combate a tres, y como resultado, un hechizo desviado mata a Ariana Dumbledore. Esta muerte marcará a Albus de por vida. Por tanto, y dadas las circunstancias, sabemos que es literalmente imposible que después de esto hicieran el pacto de sangre.

Si no se hizo con posterioridad, únicamente nos queda la posibilidad de que el pacto de sangre se hubiera realizado con anterioridad a 1899. Pues tampoco es posible, porque de haber sido así tanto Gellert como Albus hubieran caído fulminados en el momento que comenzaran a luchar.

¿Veis el problema no?, ¿veis lo que ocurre cuando un autor se autocorrige a sí mismo?, un desastre, una paradoja imposible de solventar. Una auténtica mierda.

¿Pero qué más da?. Llegados a este punto Rowling puede seguir desvariando sin problemas. La línea cronológica ya se ha roto así que el daño ya está hecho. Según parece todo la cosa puede ir por el camino de destruir el vial de sangre quizás. Lo que sí que sabemos es que tarde o temprano Gellert y Albus lucharán. Me imagino que será en la quinta y última entrega de ésta mierda de Saga resultando un combate tan falto de emoción como lo fuera el de Lord Voldemort y HP en la última película.

Paro aquí. Todos los que conocemos el Potterverse sabemos cuál es el final de Grindelwald. No voy a entrar en ello ahora pero visto lo visto, me atrevería a apostar que Rowling tiene pensado algo muy diferente y por supuesto mucho más suculento a nivel económico (para ella claro).

Para finalizar la reseña que espero no haya resultado especialmente caótica sólo haré una pequeña reflexión. Cuando un director de pacotilla hambriento de dinero coge un libro cualquiera o un cómic y lo destroza, resulta frustrante. Pero cuando la agresión viene por parte del mismísimo creador de la historia, sólo se puede llegar a pensar una cosa. Sus fans, sus lectores, sus seguidores, aquellos que le dieron la fama y quien les debe todo le importan una mierda. Y este es el caso de la señora Rowling. Lo que ha hecho es insultante y aberrante.

No obstante debo reconocer que su falta de ética y consideración ha triunfado. La gente seguimos yendo en tropel a ver sus películas. Luego las criticamos, sí. Pero seguimos viéndolas. Así que buen trabajo! Seguirás ganando muchísima pasta y lo único que has tenido que hacer es seguir pisoteando tu credibilidad.

Mischief managed!

 

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Alice Through the Looking Glass

Más razón que un santo tenía quien dijera que todo en la vida es cuestión de opiniones y de puntos de vista. No en pocas ocasiones ocurre que las algo que es malo con avaricia, de repente se convierte en algo no tan malo, e incluso bueno, cuando aparece algo peor. Ese algo peor es precisamente la película que hoy presento. Alice Through the Looking Glass (ATtLG). OJO SPOILERS!!

Alice_Through_the_Looking_Glass_-_iTunes_Movie_Poster.jpgEn el año 2010 aparecía su predecesora (Alice in Wonderland) la cual creo que pasó sin pena ni gloria gustando y disgustando al público a partes iguales. Cuestión de opiniones decía antes. No faltan los que piensan que es una obra maestra (fans de Burton en su mayoría) ni tampoco los que opinan que es un mojón (incluyendo a un servidor y a mi señora a pesar de que es, o era, fan de Burton).

Es curioso ver por la red que no faltan los que afirman que el fracaso de ATtLG se debe precisamente a que la dirección del filme no ha corrido a cargo del mentado Tim Burton. Bueno, es su opinión. Yo no estoy de acuerdo. Tim Burton es un director al que he aprendido a apreciar con los años, pero evidentemente  no convierte en oro todo lo que toca. En el caso de ATtLG pienso que no es tanto una cuestión de quien la dirige, sino de un error en la concepción actual de la cinta y por extensión del Cine en términos generales. Me explico.

Al igual que está pasando con muchas obras literarias de las últimas dos décadas, en el mundo del Cine parece que ya no se concibe el hecho de que una película pueda “ir sola” sin necesitar una secuela, una precuela o ambas. Hasta que no cambiemos este concepto o esta forma de ver el Cine no avanzaremos y cada vez nos adentraremos más en aquel nuevo apartado que abrimos hace algún tiempo de las películas innecesarias.

ATtLG no sólo es anodina, aburrida y me atrevería a decir que hecha con desgana sino que además no había motivo alguno para su existencia. Otra película totalmente innecesaria que nadie esperaba y que nadie había pedido. Bajo estas circunstancias, no es de extrañar que el resultado final sea lo que en términos científicos que se conoce como “una mierda pinchada en un palo”.

Seis años separan ATtLG de su predecesora. Así a primera vista puede parecer poco, pero a efectos de evolución tecnológica es muchísimo. Es por ello que no deja de sorprender que a pesar del lapso temporal, la involución a nivel visual sea más que manifiesta y a nivel argumental sea palpable. Me recordaba a cuando en la universidad tenía que entregar un trabajo en 3 meses y lo preparaba todo la noche anterior.

Sabemos de sobra que hacer una secuela siempre es complicado puesto que hay que tener mucho cuidado con la continuidad. Pues imaginad si encima lo que se presenta es una película que pretende hacer las veces de secuela y precuela al mismo tiempo. Mediante saltos temporales de Alice, nos van enseñando cosas del “antes” y también cosas del “después”. Esto se ha hecho con tan poco cuidado y tan al tun tun que se generan contradicciones y agujeros de guion, algunos de los cuales son imposibles de tapar ni con el tan valioso recurso del Deus Ex Machina.  Más adelante entraré en ellos.

La película abre con Alice capitaneando un barco. No hay más explicaciones. Luego pasan algunas cosas como que Alice no se adapta al “modo de vida” de la Inglaterra Victoriana y que vestida  como un payaso se presenta junto con su madre en una reunión social de un Lord Imbecil a la cual no les han invitado. Alice cruza por un espejo y aparece de nuevo en Wonderland. Allí se encuentra con todos sus viejos amigos que le explican que Hatter está muy enfermo porque casualmente ha encontrado una reliquia familiar y echa de menos a su familia a la que él cree viva. Nadie le cree y claro, eso le hace enfermar más.

Para salvarle, Alice que ha llegado en el momento oportuno y con todo un derroche de emotividad y expresividad facial, se va a ver a Time (figura antropomórfica del Tiempo) y le roba una bolita dorada que es idéntica al Golden Snitch que se utiliza para jugar al Quidditch (entre británicos queda la cosa) y que se convierte en una especie de bici voladora. Con esta bici Alice va viajando por el tiempo con el objetivo de cambiar el pasado, salvar a los padres de Hatter y así curar su depresión. Si os parece que lo que estoy explicando no tiene ningún sentido me puedo dar por satisfecho, porque la película tampoco lo tiene.

Alice sigue pegando brincos de un punto temporal a otro intentando cambiar cosas y fracasando estrepitosamente porque claro, “you might not change the past but you might learn something from it”. Quizás la única frase que vale un poco la pena en un guion que parece escrito por niños de parvulario. El caso es que vamos pasando minutos y más minutos de metraje sin que aparentemente avancemos. No hay tensión alguna puesto que pase lo que pase sabemos que todo acabará bien y que nadie resultará perjudicado. Ni tan sólo los “malos”.

Como la historia a contar es tan irrelevante, se abusa del CGI con la clara intención de deslumbrar al espectador y despistar su atención del tremendo truño que están presenciando. Este recurso que ha salvado a muchas películas de mierda de la hecatombe, en este caso aún empeora más las cosas porque está muy mal hecho. Una buena parte de la película son como mucho dos personas delante de una muy evidente y casi visible pantalla verde haciendo como que se mueven mientras los productores van rezando para que el espectador, a quien creen idiota, no se dé cuenta que se la están metiendo doblada.  

La “fusión” entre un actor soso y/o desganado, una pantalla verde y un director nefasto que no sabe ni colocar a los actores en el sitio correcto para una escena de “pantalla verde” resulta en algo tan cómico como el actor no mire donde se supone que debe mirar o que no sepa qué es lo que tiene que hacer.  

El cast es aún más patético que en su predecesora. Ojo, el cast es el mismo prácticamente pero su su nivel interpretativo, sus ganas y su empeño cae a niveles tan bajos que sorprende que les hayan pagado por ello.

Mia Wasikowska con su habitual cara de eterno sufrimiento y pasmo resulta tan insufrible como anodina. Parece que hasta sonreír le cueste horrores. Tanto Sacha Baron Cohen como Johnny Depp se dedican a poner voces estúpidas y acentos raros. Ellos sabrán por qué. Al menos el primero no resulta tan imbécil como el segundo. Si me dijeran, “describa el Hatter de Depp”, les diría: un “adulto” vestido de mamarracho, hablando con un tonito como si fuera un niño de 10 años. Anne Hathaway és el personaje que si quitas nadie se da cuenta porque lo único que hace es pasearse con una cara de colocón como si hubiera fumado toda la hierba de los Medianos. Creo que acabo de liar historias pero creo que me entendéis. Helena Bonham Carter irritante. Lo único que hace es gritar todas las frases de su guion, abrir sus ojos mucho hasta el punto que parece que se vayan a salir y eso es lo que nos vende como “actuar”. O gritar o poner vocecita de niña de 5 años mientras intenta dar penita poniendo morritos, “nobody loves me, snif, snif, snif”.

Si esto no fuera poco, el guion es patético con unos diálogos vergonzantes carentes de toda emoción a lo que si sumas los acentos bizarros antes comentados resulta en una mezcla bastante difícil de digerir. Alguien en el equipo de guionistas decidió que al espectador, a quien ya he dicho que consideran idiota, había que explicárselo todo por si no lo entendía. “Ei, que el padre de Tarrant se quedó el trozo de sobrero”, “sí, mira como lo coge”, “sí, mira como se le cae”, “¿lo has visto bien?”, “¿te lo vuelvo a enseñar por si aún no lo has pillado?” venga va, una vez más “Hatter, tu padre se quedó el trozo de sombrero”. 

Esto está muy bien, pero sin duda, el oscar a la parte de guion más chorra de los últimos años es para…..efectivamente, la escena en que nos explican finalmente por qué la Reina de Corazones es una insensible, irritante, tirana, malvada y asesina hija de la gran puta. Pues resulta que un día, cuando eran pequeñas, su hermana se comió la última galleta y le culpó a ella. ¿En serio?, ¿eso es todo?, ¿eso es lo mejor que se les podía haber ocurrido?, menos mal que yo no tengo hermanos porque me imagino convirtiéndome en el mayor tirano de la historia porque mi hermano se coma el último trozo de helado.

Antes de acabar, dejadme comentar aquellos puntos que antes decía que chirriaban por todos los lados:

La escena en la que Hatter está en la mesa con los animales “tomando el té” y Time se cabrea y los mete en un blucle temporal “Tea time forever”. Eso se carga cualquier continuidad con la historia posterior puesto que si esto realmente ha pasado, ¿cómo es que después en “Alice in Wonderland” vemos a Hatter y sus locos amigos libremente por ahí?. Recordemos que “you might not change the past“ (ellos mismos lo dicen) así que no nos pueden colar nada parecido a que “en algún momento se cambió la línea temporal”.

La escena en la que la Reina Roja dice que se vengará de Hatter y su familia. En Alice in Wonderland no vimos que ésta manifestara ningún odio particular hacia él más allá del odio que tiene hacia todo y todos aunque aún no sabíamos porqué.

La escena en que la Reina lleva a Mirana al pasado para presenciar el “momento galleta”. ¿Cómo es que Alice y Hatter aparecen allí también?, ¿cómo han llegado?, la bolita del tiempo la tenía la Reina Roja así que ya me lo explicarán.

El final como no podía ser de otra manera, y fueron felices y comieron perdices. La Reina es mala pero menos porque ahora la hermana le ha pedido perdón por lo de las putas galletas. Hatter a recuperado a su familia y es feliz de nuevo. Alice que ha salvado el universo en el último instante en un alarde de “he fallado pero es una película de aventuras y tiene que acabar bien”, ahora puede volver a capitanear un barco aunque no sabemos de dónde han sacado la pasta para ello porque estaban en la ruina, etc. ¿Qué más puedo decir?. Si la has visto, lo siento por ti, si no la has vito, no pierdas el tiempo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Black Panther

De todo y poca cosa buena es lo que había escuchado. Aburrida, sosa, lenta y/o absurda son algunos de los piropos que me había encontrado tanto en la red, como en comentarios de algún colega que ya la había visto. Ante semejante panorama, me preparé para un “vaya mierda” y también me preparé para un “pues tampoco hay para tanto”, algo que no en pocas ocasiones suele ocurrir cuando esperas lo peor.

BPDebo decir que según acabé de visionarla me incliné más por la segunda opción. Sin embargo, cuanto más me ponía a pensar en lo que acababa de ver, más me desviaba hacia la primera. Veamos. Black Panther (BP). OJO SPOILERS!!!

En primer lugar voy a comenzar por lo que más me cabreó. Mira, una película mala la puedo soportar. De hecho, en el mundo de los super héroes hay una buena por cada diez mierdas. Pero lo que no puedo soportar es que me tomen el pelo. Marvel ha intentado vendernos una película progre y con un aparente mensaje de igualdad racial cuando lo único que ha hecho es poner un 99% de actores negros e intentar colarnos un producto racista a más no poder. Esto es un insulto por parte de Marvel.

No es nada nuevo que hoy en día parece que sea obligatorio incluir en todas las películas y/o series al menos un representante de todos los colectivos (LGTB, negros, asiáticos, etc) aunque en muchos casos se tenga que hacer a martillazos para encajar la persona en cuestión.

Esto, que a priori me parece genial, sólo faltaba!!, nos lleva en ocasiones a situaciones tan absurdas como un Dios de Asgarth negro (Heimdall) o lo que voy a explicar ahora y que viene a justificar mi anterior comentario sobre la visión racista/simplista de Marvel.

Proteger al pueblo, la cultura africana, las libertades, la democracia, bla bla bla, discurso bla bla bla. Qué bonito y qué bien empaquetado. Así nadie se dará cuenta que el Rey de esta gran nación (Wakanda o algo así) gobierna de forma totalitaria con un consejo de ancianos sin que nadie cuestione sus decisiones. Además para acceder al trono sólo hay que tener sangre real y matar a otro pretendiente (si lo hubiera) en un ritual tribal y salvaje.

Todo esto no nos hace ni pestañear ¿verdad?, claro porque como “es África” todos tenemos clarísimo que allí son unos salvajes en túnicas y lanzas. Todo correcto. Ahora bien, si nos dijeran que en Holanda, Alemania o en Noruega, el presidente / primer ministro / canciller se elige mediante un combate a muerte a machetazos, poco menos que llevaríamos la película ante el Tribunal de La Haya por crímenes contra la humanidad.

Así que tenedlo claro. Marvel ha intentado hacer una película “progre” y el subconsciente le ha llevado a crear algo mucho más racista de lo que nadie pudiera llegar a imaginarse. Sois africanos, sois negros, tenéis la mayor tecnología del planeta, pero da igual. Seguís siendo unos salvajes tribales, totalitarios, sanguinarios y primitivos.

Dejando esto de lado y centrándonos en la película en sí, afirmo categóricamente que no es mala per se. El problema es que es más de lo mismo. Mismo estilo, mismo orden de acontecimientos, misma estructura. En este caso, un super héroe que lo es porque sí (supongo que algún cómic lo explica), con quizás menos carisma de lo habitual, un villano con poca profundidad y que nos interesa bien poco y eso sí, toneladas y toneladas de efectos visuales como no podía ser de otra manera. Este esquema da dólares a puñados y los productores no quieren cambiarlo. ¡Para qué!, mientras que la vaca de leche ¿para qué cambiar la forma de ordeñarla?. Maxime cuando nos es mucho más sencillo criticar las películas por internet y seguir pagando y acudiendo en masa como borregos a las sales de cine mientras que productores y directores se ríen del espectador a la cara a la vez que se llenan los bolsillos. Tu dame pan y llámame tonto, cuando los tontos somos nosotros. Más de 1.400 millones de dólares. ¿Para qué van a esforzarse lo más mínimo si con mierdas como ésta obtienen recaudaciones multimillonarias?. Es absurdo. Sinceramente yo tampoco lo haría.

Es una lástima porque pienso que podía haber sido una gran película. Una con muchas cosas interesantes para aprovechar y enseñar sobre la cultura africana y que sin duda son totalmente desconocidas para los occidentales. En cambio, han preferido jugar sobre seguro y despreocuparse totalmente de si lo que mostraban tenía sentido o no, siempre y cuando fuera visualmente atractivo.

Este total descuido del contenido nos lleva a presenciar cosas vergonzantes tales como:

-Se supone que tenemos que empatizar con una sociedad que a pesar de ser la más tecnológicamente avanzada de la tierra, siempre ha mirado para otro lado ante cualquier conflicto o problema mundial. No se, quizás en la PGM o en la SGM un poquito de ayuda hubiera evitado unos cuantos millones de muertos.

-Para recuperar un trocito del super metal ese chachi (vibranium creo que era) que cabe, atención, en la bragueta de un tío, me dejo por el camino un coche enterito que está hecho de ese mismo material. En mi tierra había un dicho que decía algo así como “vender la moto para pagar la gasolina”.

-Entre un millar de actores para elegir, resulta que cogen a un actor BRITÁNICO hasta la médula (Martin Freeman) y lo ponen de agente AMERICANO de la CIA. Al principio no lo entendía, pero luego pensé que igual era un juego  o una apuesta y estaban intentando descubrir quién conseguía pronunciar mejor durante toda la película, él o su colega Benedict Cumberbatch (Dr. Strange). Por favor, por favor, a ver si los mezclan en alguna peli y presenciamos una conversación entre Londinenses hablando con acento Americano sin que les entre la risa. Eso sí que pagaría por verlo.   

-¿Dónde está la sangre?. Entiendo que Marvel va de la mano de Disney, pero creo que el público objetivo de ésta película es lo suficientemente adulto como para saber que si te clavan una lanza de más de 20 centímetros en el pecho, al menos unas gotitas de sangre deberían de asomar ¿no?. Me recordaba a los westerns de los 50.  

-Wakanda es una población con una tecnología que está a años luz de la que conocemos pero siguen vistiendo con túnicas, collares de dientes de animal y llevan escudos, espadas y lanzas.

-¿Desde cuándo se ven Auroras Boreales en África Central?. Sin duda muy bonito, pero no lo veo claro.

-¿Los acentos?, ¿es una broma?, ¿por qué casi todos hablan con un acento casi incomprensible mientras que el villano habla y se mueve con un “flow “ rollo “Bro” del Bronx?. Terrible. Señores de Marvel, decídanse!, o hacen la película en su lengua nativa o que hablen correctamente. Me recordaba a la típica película de Nazis de los años 60, que hablan en Ingles entre ellos pero con acento Alemán.

-El agente Ross, a pesar de que se supone que es un veterano y con mucha experiencia, se mueve como un auténtico novato. Me explico. En un casino lleno de criminales y gentes de dudosa catadura, el tío se mueve hablándole a la manga de su camisa en el típico gesto de “ei, sí, efectivamente, soy un espía”.

-Buena parte del “guion” de ésta película, gira precisamente alrededor de no dejar que nadie, absolutamente nadie foráneo entre en Wakanda, ni tan sólo sepa de su existencia. Así ha sido durante muchas generaciones y no parece que la cosa tenga visos de cambiar. Esa es la misión del Black Panther. Proteger Wakanda. Entonces, ¿cómo es que llevan a al agente Ross allí?, ¿al menos no podían mantenerlo continuamente sedado para que no viera nada?.  

-Cuando el malo (no recuerdo su nombre pero sé que era noseque-monger) se hace con el trono de Wakanda, lo primero que hace es quemar todas las yerbas mágicas esas de color azul (salvo la que roban para ayudar a T’Challa). Aquí se abren dos posibilidades. (1) Una vez que T’Challa mata al monger ese, él será el último Black Panther, (2) se sacarán de la manga si es necesario que había otra plantación secreta en alguna parte de la que nadie sabía nada.

-La parte en la que T’Chaka mata a su hermano N’Jobu al principio de la película es totalmente absurda. Vale que era algo necesario para todo ese rollo de venganza entre T’Challa y el monger, pero seguro que podía haberlo detenido y arrestarlo sin necesidad de matarlo de un golpe.

-Al principio de la película nos enseñan una “foto-holograma” de Klaue y curiosamente 25 años después tiene exactamente la misma cara. No ha envejecido nada de nada.

-Shuri, la hermana de T’Challa viene a ser una versión teenager de “Q” al servicio de Black Bond Panther y a pesar de ser casi una chiquilla, es toda una experta en, por ejemplo, el campo de la levitación magnética.

-Esta misma mega crack, diseña el traje de T’Challa de manera que absorbe energía de los impactos y/o disparos para después poder usarla. Vale. Entonces, ¿por qué se empeña en disparar una y otra vez al monger ese con su arma rara sabiendo que el traje absorberá toda la energía y la podrá usar en contra de ella?

-Los efectos visuales que en todo momento parecen ser la única parte destacable de la película, hay momentos que parece que los creadores tuvieran prisa por acabar y los hubieran dejado a medias. Los rinocerontes con armadura por ejemplo daban vergüenza ajena. La Momia (1999) estaba mejor hecha.

Bueno, supongo que ya tenemos suficiente muestra como para afirmar que lo que podía haber sido una buena película o cuanto menos interesante, acaba siendo lo de siempre. Una tremenda NADA bien envuelta en efectos visuales, los cuales como ya hemos visto, ni tan sólo eran buenos en su totalidad.

Da igual. Cumple su propósito. Recaudar. Y si además hay alguien a quien le haya gustado, pues mira, mejor. Ahora sólo falta esperar a que saquen la siguiente y la siguiente y la siguiente y la siguiente….. ¿pararán algún día?, no tiene pinta. 

Hasta la siguiente!!!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Guardians of the galaxy

Me había resistido. Mucho la verdad. Cada vez me dan más pereza las películas de super héroes. Antes tenían más gracia porque hacían una cada 10 años, pero ahora, entre DC y Marvel tenemos 4 al año así que cuesta mucho coger el ritmo.

GotG.jpgEl caso es que el otro día pensaba “vamos hombre, te has tragado mierdas como Iron Man 2 y 3, Captain America: Civil War y Deadpool, y ¿no vas a poder con ésta?”, “ni hablar”. Así que aproveché una de esas ocasiones en las que al menos uno no tiene esa sensación de estar tirando por el retrete un par de horas de tu vida, y plancha en la mano me dispuse a verla. ¡Oh sorpresa! Pues igual después de todo no está tan mal. Guardians of the Galaxy (GotG). OJO SPOILERS!!!

Llevo años diciendo que hay una gran diferencia entre el “igual no está tan mal” y el “está bien”. Aquí seamos claros, la película es una mierda descomunal. Pero una mierda de esas grandes. No obstante es “simpática” y entretenida aunque no la vi tanto como una película de super héroes sino más como una de aventurillas.

Para mi sorpresa me he encontrado por la red, un buen número de críticas de otros internautas mega fans de Marvel que van en dos direcciones completamente contrarias. Por un lado están los que catalogan ésta película como una obra maestra, y por otro los hiperventilados que bufan, rugen y patalean indignadísimos porque ésta película, atención al término, no es “seria”. De los primeros paso mucho y muy fuerte, aunque debo decir que hasta cierto punto les envidio. Si en GotG ven una obra maestra, su vida debe ser muy sencilla y feliz.

A los segundos os planteo la siguiente cuestión. Me imagino que cuando afirmáis que GotG no es “seria”, supongo que lo decís por que las de Iron Man, Ant-Man, Deadpool o Dr. Strange, por decir algunas así al tun tun, tenían poco menos que la seriedad de las películas de Bergman, ¿no?. Que no es seria dicen. Hay que joderse.

Pues una cosa os voy a decir. Prefiero las películas que directamente son chorras sin disimularlo que aquellas que pretenden ir de serias,  maduras y pseudo intelectuales rollo Dr. Strange o Thor y acaban siendo una mofa generalizada.

Decía que GotG más que una película de super héroes, es una película de aventurillas. Una de esas que cumple al dedillo con los requisitos básicos de las películas de aventuras clásicas aunque traída a nuestros tiempos. Un guion lineal, simple y chorra, ausencia de giros argumentales, chistes malos e incluso forzados, guiños constantes a tiempos pasados mejores, personajes con cero química entre ellos pero que tienen que entenderse porque… pues porque sí, y un villano de esos que habla con voz profunda pero que realmente no tiene ni media ostia.

Ah sí, ahora que menciono lo de la voz profunda se me ha ocurrido algo. Os propongo un juego estilo adivinanzas. Ya sé que no es muy ortodoxo en medio de una reseña pero por favor, “indulge me”, como dirían los británicos. Yo hago una descripción y vosotros respondéis rápidamente sin pensar demasiado.

Protagonista masculino: Un forajido, contrabandista, buscado por la justicia, guaperas, chulito y patoso a partes iguales que se mueve en una nave cochambrosa y parcheada por toda la Galaxia. Egoísta al principio pero dispuesto a sacrificar su vida por el bien de todos hacia el final. No!! No es Han Solo. Es Peter Quill (Chris Pratt).

Protagonista femenina. Se lleva a matar con el protagonista masculino. Es una mujer poderosa y con grandes dotes de líder. Evidentemente acabará enamorándose del protagonista masculino. No!! No es Leia Organa. Es Gamora (Zoe Saldhana, una negra pintada de verde).

Villano. Voz profunda, inmisericorde, mata sin pestañear a “amigos” y enemigos. Va tapado de pies a cabeza, parece que se mueva a cámara lenta y recibe órdenes de un holograma que muestra un ser superior. Con una nueva arma que acaba de obtener pretende destruir un planeta entero. No!! No es Lord Vader. Es Ronan (Lee Pace).

Compañero/Colega. Muy alto. Muy fuerte. No humano. Dice siempre lo mismo, pero su colega le entiende siempre y hasta mantienen conversaciones. No!! No es Chewbacca. Es Groot (Vin Diesel).

Guion. Un conjunto de personajes de lo más dispares, rebeldes, escoria y otros inadaptados sociales se juntan a regañadientes para salvaguardar las libertades y la democracia frente a un gran ser malvado y totalitario que pretende destruir y dominar la galaxia. No! No es A new Hope. Es Guardians of the Galaxy.

Bien. Dejando éste pequeño ejercicio de lado, sigamos con lo que nos ocupa. Más adelante ya veremos cómo Star Wars no es la única película de la que GotG bebe. Entre los personajes me he dejado de mencionar, tenemos a Drax (Dave Bautista), un tío muy musculoso y que lo entiende todo de forma literal hasta que de repente sin previo aviso deja de hacerlo. Rocket (Bradley Cooper), un mapache muy grande que mira, acabó cayéndome simpático. Es una especie de MacGyver con cola.  Yondu Udonta (Michael Rooker) es el líder de los mugrientos. Tiene un color de piel azulado como cuando se destiñe la ropa en la lavadora. Lleva una flecha mágica que funciona cuando silva y que se puede reutilizar. 

La película dura unos 120 minutos, todos y cada uno de ellos predecibles a más no poder. No hay nada que sorprenda ni para bien ni para mal. No da mucho tiempo a empatizar con ninguno de los personajes puesto que sus historias son mencionadas muy de pasada. De nuevo caemos en el error de pensar que todos hemos leído los comics. Para los no avezados, cuesta incluso quedarse con los nombres. El de la colega verde y el tío musculoso lo he tenido que mirar en IMDB. El de Groot se te queda a pesar de que casi no se menciona (modo irónico OFF).

En cualquier caso y por suerte, todo es tan chorra que tampoco se necesita ser muy inteligente para seguir el argumento. Hay una bola mágica que todos quieren. Los malos quieren usarla para destruirlo todo y los buenos quieren protegerla. Para llegar a esto las imágenes se suceden, ahora te persigo, ahora me peleo, ahora la lio en una prisión de máxima seguridad (me parto) en la que te encierran con tus colegas ya seas hombre o mujer. Disparos, explosiones, armas raras, escena con nave sobre ciudad sacada de Star Trek, hasta llegar a un final tan poco épico como previsible. Bueno, el baile no lo había previsto. ¿Era necesario?, quizás sí. Había que mantener el nivel de chiste, caca-culo-pedo-pis.

Antes de acabar quisiera hacer una mención a unas cuantas cosas divertidas que fui encontrando:

-Te curras dos personajes full CGI como Groot y Rocket pero después pintas a los  humanos de diferentes colores y dices “mira, son diferentes especies alienígenas”. Me recordaba al antiguo Hulk que sólo era un tío mazado pintado de verde. ¿Habrán querido hacer un guiño o es simplemente cutrería de la buena?, ¿o tal vez se gastaron todo el presupuesto en los dos primeros?. Quién sabe.

-El inglés sigue siendo el idioma oficial de toda la galaxia.  Da igual si eres un mapache, un árbol o cualquiera de las variedades de alienígenas de colores. El inglés en la lengua universal, en el más estricto sentido de la palabra.

-No nos podía faltar el villano que hablan con voz ronca y profunda, que dedica su vida a disfrutar y pasárselo de coña…. Ah no, que lo que hace es simplemente estar a oscuras paseando por su nave roñosa mientras busca un planeta para destruir. ¿Motivación?, ninguna, pero oye, lo pone el guion.

-Inicialmente vemos que el Orb está por ahí en una cueva y a nadie parece importarle en absoluto. Pero de repente, todo el mundo parece interesado en él. Como cuando sacan a la venta el nuevo Iphone y la gente duerme en la calle haciendo cola.

-El Walkman de Quill es poco menos que irrompible. Después de 20 años sigue funcionando perfectamente como el primer día. Yo no sé qué pensaréis, pero cuando era niño, tuve al menos 2 ó 3 walkmans distintos porque con el uso los cabezales se iban estropeando, o el botón de Play, o el de rebobinar, o el jack, etc. Por cierto, ¿de dónde saca las pilas?, ¿las que llevaba al principio eran nucleares y nunca se agotan?. Ah, y supongo que los milenials no lo saben, pero ese sonido tan nítido que se oye cuando Quill se pone los cascos, propio de un mp3 de alta calidad, ni de coña lo tenías con un walkman.

-A Quill lo abdujeron ¿verdad?. Vale. Puedo llegar a creerme que en ese momento llevaba el walkman encima (¿quién no lo lleva cuando tu madre se está muriendo de cáncer en el hospital?), pero ¿también llevaba la cadena de música que vemos después en su nave?. ¿De donde la sacó?.

-¿Por qué los planetas de los “buenos” siempre son soleados y maravillosos mientras que los de los “malos” son tenebrosos, ruinosos, sucios y deprimentes?.

Acabo. No os aburro más. A fin de cuentas la cosa no da para mucho más. Podría seguir despotricando pero tampoco era mi propósito. Una película de mierda pero al menos entretenida. Si algo le vi de positivo que es ahora me da menos pereza ver la segunda parte. Ah, y recordad. Si alguien os dice que es buena, miente. Sin embargo no va mal para una tarde/noche con unas palomitas si no tienes absolutamente nada mejor que hacer.

Hasta la próxima.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Wonder Woman

Me encanta, me encanta y me encanta. Creo que podría enfadarme, pero no lo haré. Es más, estoy contento de poder poner otra vez el “mode ironic on” y pasar un buen rato. Peli plancha de las de alto standing. Menú suculento. Hoy presentamos….tatatachaaaaan Wonder Woman!!! OJO SPOILERS!!!!

wonder.jpgLa historia comienza en una zona muy bonita y paradisíaca, con montañas muy verdes y un mar precioso de color casi transparente. Este lugar tan idílico está habitado exclusivamente por mujeres, que veneran a Dioses griegos pero que hablan inglés muy fluido con una amalgama de acentos que hace que a uno le explote la cabeza.

Entre todas estas mujeres, cualquiera de las cuales si te pega un guantazo lo flipas, hay una niña, sí, sólo una, que resulta ser además la hija de la reina, fíjate que casualidad. Por algún motivo que no nos quieren explicar pero que seguro que es una chorrada como un piano, todas las mujeres dedican su vida a entrenar para ser grandes guerreras salvo la niña ésta a la que pobrecita, su madre no le deja ser guerrera. Que decepción!.

En un alarde de originalidad nunca antes visto en la historia del cine, esta niña acaba entrenando a escondidas. Su madre se entera y accede a su entrenamiento siempre y cuando sea la mejor de todas. Sin presión. Normalmente en todas, o mejor dicho, en casi todas las películas de superheroes una buena parte de la película suele dedicarse a la “construcción” del personaje. Aquí ¿para qué perder el tiempo?. La niña va entrenando, se hace mayor y de repente un día la colega pega un salto, cruza los brazos y….. pam!!! Magia!! Hace una especie de kame hame que manda a todas sus compañeras a tomar por saco. Ale, ya está. Con esta “profundización” en el personaje de Wonder Woman han conseguido elevar el nivel de empatía del espectador de “me la suda” a “me la suda un poco menos”.

A todo esto, resulta que un tío que es americano pero que hace de británico que a la vez hace de espía alemán, o al revés, la verdad es que no me acuerdo, llega a la playa perseguido por alemanes malos. En este momento, las amazonas que viven en la Isla atacan directamente a los alemanes sin mediar palabra y les dan la del pulpo. Eso está muy bien porque si hubieran sido soldados ingleses en lugar de alemanes también hubieran muerto todos.

Me salto 20 minutos insustanciales y bochornosos de película en los que tenemos alguna escena tan vergonzante como la de Diana preguntando “alaaaa qué es eso??”….y Trevor contesta ”¿esto? es una p… ah no, que te refieres al reloj y no a mi nabo”. Me imagino que ésta escena suscitaría las carcajadas del público de 10 años congregado en la sala y de parte de ese público adulto que disfruta con el programa de Pablo Motos o con chistes de caca culo pedo pis.  

Seguimos. Diana sigue en plan rebelde y se roba una espada para luego largarse con el americano al “mundo real” a luchar. Me gusta porque nunca antes había tenido contacto con la humanidad pero parece saber perfectamente en qué bando tiene que luchar. Hubiera quedado feo que se equivocara y escogiera luchar con los alemanes.

A todo esto, las Amazonas que llevan siglos dedicando su vida a preparase para el combate, ahora que hay una Guerra con mayúsculas sudan del tema. Deben estar preparándose para luchar entre ellas o así. No sé. Si alguien lo entiende mejor para él.

Me salto las partes en las que Diana flipa al ver un helado, se intenta desnudar en mitad de la tienda y finalmente se compra un atuendo ajustadísimo pero que le permite camuflar, vaya usted a saber cómo, una espada enorme y un escudo. También me salto esa parte en la que Diana les lee la cartilla a un montón de British Lords sin que ni tan sólo se pregunten qué hace una mujer en su Sala de Guerra, cuando para ellos el papel de la mujer en la Inglaterra Victoriana (incluso hoy en día) era el de preparar el té con pastas de las 5 y cuidar de los niños.

Continúo con la parte en la parte en la que a Trevor y Diana se les une un indio, un escocés y un Moro. Parece un chiste de Eugenio pero no. Es así. Con este grupito tan versátil nos vamos al frente. Aquí nuestra Diana hace alarde de discreción porque a nadie parece sorprenderle en pleno año 1918 ver a una mujer con atuendo de domadora de circo, parando balas con su escudo y saltando como un hámster. Además, si por lo que sea no tiene el escudo a mano, tampoco hay problema porque aunque le disparen con 30 metralletas y 50 fusiles todos a la vez, todas las balas irán directas a las muñequeras esas que deben estar hechas de adamantium. Creo que me he liado con los cómics pero creo que se entiende la idea general.

Ah, por favor os pido que prestéis especial atención a la escena en la que los alemanes intentan acribillar a la domadora. Las ráfagas de la metralleta casi parecen disparos laser. En el año 1918 creedme que las ráfagas de una metralleta eran significativamente más lentas y ni por asomo con tantas balas por segundo.

Mandoble por aquí, espadazo por allá, brinco, salto voltereta y listo. Batalla ganada. Ahora queda enfrentarse al villano final, como en los videojuegos de antes. Aprovecho ahora un momentito para hacer una pequeña mención a los “malos” de la película.

Me imagino que el mercado debe ir muy caro y en lugar de tener buenos villanos, tenemos los típicos sacados de manual. El General Ludendorff que es malo porque tiene que serlo. El guion lo dice y punto. Un pelín de rigor histórico no hubiera estado mal pero ya entraré en detalles luego.

La Doctora Frankenstein esa podía haber aportado bastante jugo al tema pero apenas se profundiza. Otra que es malvada por que sí. Tal vez si has leído algún comic sepas de qué va el tema pero en el caso de un servidor, ni idea.

Last but not least. Ares!!! El Gran Villano (con mayúscula). El Dios de la Guerra!! El Temido!! El Enorme!!……….el que se ha pasado los últimos siglos en la Tierra dedicándose a ser….un Sir en el Reino Unido…. Ein?… sí, efectivamente. A mí se me quedó la misma cara de gilipollas. Ah y lo mejor de todo. ¿En serio no había otro actor disponible para este papel?, ¿tenían que poner al Profesor Lupin?, por favor!!! No me lo puedo tomar en serio. Este tío me cae bien. Ayuda mucho a Harry, ¿por qué me hacen esto?. En fin.

Total que el villano éste quiere destruir la humanidad porque está corrupta. Diana quiere protegerla porque cree que puede redimirse. ¿A nadie le suena esto?, ¿tal vez Batman Begins?, ¿Raz al Gul VS Batman?, ¿DC se está autoplagiando descaradamente o me lo parece?.

Qué más da. El caso es que Diana se pega una lucha con Ares al más puro estilo Dragon Ball y mata a Ares. Se acaba la guerra porque los alemanes despiertan de su “hechizo”. Vale. Estupendo. Me imagino que cuando la WWII comenzó 19 años después, sería porque resultó que Ares no estaba muerto sino que estaba tomando copas. Hay que joderse.

Todo parece que va a acabar bien. Ah no espera, que nos falta la escena voy-a-intentar-provocar-lágrima-fácil-sin-conseguirlo del final. Resulta que hay un avión con recipientes de gas venenoso inventado por la Dra. Frankenstein que si detona en tierra todo el mundo morirá. Entonces Trevor piensa “me lo llevo y lo hago explotar en el aire”. Buen plan. Así si explota en el aire el gas no se dispersa como si explotara en tierr… ein? Un momento, ¿el gas no se propaga por el aire?, ¿perdona?, no lo entiendo. ¿Si explota en el aire el gas no se propaga igual?, ¿esto es lo mejor que se les podía ocurrir?, ¿Deux Ex Machina?, ¿era necesario además convertirlo en una misión suicida?, igual alguien que haya leído los cómics sepa algo más. Yo no le veo el sentido.

En fin. Steve muere, o eso parece, puesto que como no lo vemos siempre queda la puerta abierta a algún milagro de último minuto (¿Wonder Woman 2?). Diana se queda sola, la Guerra ha terminado y ahora a aburrirse durante 100 años o hasta que en una secuela alguien nos diga qué ha estado haciendo la domadora de leones durante todo éste tiempo hasta el momento de los eventos de Batman VS Superman.

Antes de acabar y como antes he dicho, quisiera dedicar un ratito a comentar los despropósitos históricos y argumentales de esta maravilla del séptimo arte:

-Steve en su pequeña estancia con las Amazonas, se pega un baño y después evidentemente se viste. Todos podemos escuchar el sonido de una cremallera cuando en 1918 los uniformes llevaban botones. La cremallera vino mucho después y únicamente en uniformes americanos.

-Nos muestran al General Ludendorff como un monstruo a quien Diana mata. En primer lugar, no fue un monstruo. Fue un gran héroe de la IGM independientemente del bando en el que luchara. Posteriormente en los años 30 se desvinculó de Hitler al ver el rumbo que éste tomaba. Murió en 1937.

-Vemos a Paul Von Hindenburg morir envenenado por gas a manos de Ludendorff por querer rendirse. No sólo es totalmente incorrecto (fue realmente Ludendorff quien sugirió la rendición al Kaiser) sino que Hindenburg fue presidente de Alemania desde 1925 hasta 1934, año de su muerte, habiéndose opuesto desde el principio a Hitler aunque no consiguió frenar su ascenso viéndose obligado a nombrarle Canciller.  

-El uniforme del General Ludendorff es impresionante. Muy bonito. Perfecto. Salvo por un detalle. Los galones de las solapas del cuello no se utilizaron en los uniformes alemanes hasta la IIGM.

-Esta la pillé de casualidad y únicamente por colecciono medallas de Guerra. Me dio la sensación, no estoy seguro, que alguna escena Trevor lleva una condecoración que se llamaba Blue Max (Pour le Mèrite). Esa condecoración entre 1914 y 1918 se entregó únicamente a 23 oficiales de muy alto rango, que eran tan conocidos en Alemania como lo fueran los Beatles en los años 60. Es imposible que nadie en el ejército alemán se preguntara quien era este tío que llevaba semejante insignia.

-Los malotes que persiguen a Steve para matarlo usan píldoras de cianuro para suicidarse. Estas píldoras no fueron usadas hasta bien entrada la IIGM, unos 20 años después.

-Cuando la flotilla de alemanes cruza el escudo de invisibilidad de Themyscira y son aniquilados por las Amazonas, ¿dónde está el resto de la flota?, ¿nadie se pregunta qué ha pasado con sus hombres que han salido y no han vuelto?, ¿el resto de la flota simplemente da media vuelta y se va?, ¿nadie piensa que a lo mejor una zona en la que botes con hombres simplemente desaparecen sin dejar rastro puede ser interesante de investigar?.

-Por lo poco que tardan Steve y Diana en llegar a Londres desde Themyscira en un bote de remos (aparentemente no mucho más de un día), la distancia entre la Isla y Europa no puede ser muy grande. Diana afirma no haber visto jamás un hombre. ¿Me quieren hacer creer que nadie hasta entonces había descubierto “por casualidad” la Isla por muy “escondida” que esté?.

-El papel de Steve como espía es un tanto confuso. Puede moverse tranquilamente por una Gala de oficiales alemanes de alto rango sin que nadie sospeche lo más mínimo pero unos matones alemanes lo reconocen sin problemas por las calles de Londres. Algo me falla aquí. 

Evidentemente se dirá que todo esto son licencias artísticas que el director se ha tomado y no errores históricos derivados de la ignorancia. Puede ser. Sin embargo, el rigor histórico no está reñido con hacer las cosas bien. No cuesta demasiado informarse un poco antes de lanzarse a rodar escenas.

Acabo. ¿Entretenida?, sí, no está mal. No me aburrió. ¿Buena?, No. muy lejos de ello. Personajes sosos, actuaciones lejos de la excelencia, situaciones vergonzantes y guion aparentemente inexistente más allá de puro lucimiento de las habilidades de la protagonista vía CGI.

En otra época, no demasiado lejana, una pifia como esta supondría enterrar el personaje y su continuidad para siempre. Pero hoy en día sabemos que no es así. De entrada ya tenemos Justice League o Batman VS Superman donde Wonder Woman tiene su nada destacable participación.

Ánimo y hasta la próxima.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Jurassic World: Fallen Kingdom

Quizás lo único bueno de la película The Lost World fue una escena en la que John Hammond decía: “we are not making the same mistakes again”, a lo que Ian Malcom respondía: “no, you are making new ones”. Esta pequeña conversación que me parece brillantísima, la utilicé hace tres años para describir la malograda Jurassic World.

JurassicWorld2.jpgSin embargo, a día de hoy y después de visionar la película que hoy nos ocupa, me permito añadir un epílogo a la frase de Malcom: “you are making new ones…..again”. Jurassic World: Fallen Kingdom (JW:fk). OJO SPOILERS!!!

“La mejor entrega de Jurassic Park desde 1993….”, “La película de Bayona es la mejor entrega de la Saga desde Jurassic Park….”, “Bayona consigue con nota alta su objetivo de emocionar y entretener….”, “Una de las mejores entregas de la saga….”, etc. Estas frases las he extraído literalmente de artículos de opinión de Críticos profesionales de Cine (nótense las mayúsculas). Sinceramente y lo digo sin acritud. Únicamente se me ocurren tres cosas que curiosamente no son excluyentes entre ellas: (1) Estos críticos han visto una película diferente, (2) no tienen ni puta idea, (3) están comprados.

Hace relativamente poco comencé a reseñar películas que consideraba no tanto malas ni buenas, sino simplemente innecesarias. Aquellas que nadie quiere ni espera y cuyo único motivo de existencia es el lucro de directores que sin duda vieron tiempos mejores y que aprovechan su buen nombre para vender fácilmente productos mediocres, malos e incluso nefastos. Existe tal obcecación por el CÓMO hacer una película que nadie se para un minuto a pensar SI realmente se debería hacer.

A pesar de que parece imposible, JW:fk abre un nuevo horizonte. Una nueva tipología de filmes. Unos que no sólo son totalmente innecesarios sino que además tienen la desfachatez de reírse en la cara del espectador tomándolo por imbécil. No puedo entender cómo nadie ha sido capaz de parar los pies a unos guionistas enfarlopados que han dado rienda suelta a sus más absurdas alucinaciones sin considerar por un sólo momento que su producto final iba destinado a personas y no a un grupo de chimpancés. A lo mejor pensaron que alguien lo corregiría y han visto horrorizados cómo su guion inmaculado y sin tocar finalmente se iba convirtiendo en una película de más de 100 millones de dólares.

Advierto ya de entrada que esta reseña va a ser larga. Como estamos ante un nuevo tipo de película, me permito este derecho. Estimado lector si quieres puedes parar de leer aquí mismo. Pero considero que esta aberración cinematográfica debe destriparse punto por punto. Es mí deber rascar la superficial capa de deslumbrantes efectos especiales y dejar al descubierto la enorme cantidad de mierda que nos han colado. Así que señores, sentaos, poneos cómodos, respirad hondo que despegamos.

La pelirroja (Bryce Dallas Howard) que en la anterior película era una empresaria capitalista más tonta que una zapatilla y a quien tanto animales como personas le importaban exactamente un huevo, ahora resulta que no sólo no está en la cárcel por haber liderado un catastrófico parque en el que murieron Dios sabe cuántas personas, sino que además, atención!!, es una gran activista animalista en pro de los pobres dinosaurios de la Isla Nublar que parece que se van a extinguir (otra vez) por causa de una erupción volcánica que arrasará la isla.

Pelirroja va a casa de un abuelete millonario (James Cromwell)  del que nadie había oído hablar jamás pero que parece que junto con Hammond (sí, el que no reparaba en gastos) creó los dinosaurios antes de “distanciarse” de él por un motivo que será el gran giro de la película. Menos mal que antes de llevarse mal con Hammond, el abuelito se quedó con el bastón de la bolita de ámbar y el mosquito o los espectadores que somos todos idiotas igual no hubiéramos visto la conexión. Menos mal también que en la mansión hay una pintura de Hammond a tamaño natural. Si se llegan a llevar bien, el abuelete le monta un museo del tamaño del Huggenhein.

El caso es que el abuelito tiene muy buenas intenciones para salvar a los dinosaurios pero resulta que sus proyectos y negocios están en manos de un tío joven con corbata muy sonriente (Eli Mills) que en su frente y con letras luminosas lleva escrito “soy el malo que va de bueno pero a la que te des la vuelta te voy a traicionar”. Sin embargo los guionistas entre porro y porro se flipan creyendo que nadie se va a dar cuenta y que vamos a presenciar otro gran giro argumental. Ya van dos.

El tío de la corbata le cuenta a pelirroja que sacarán unas cuantas especies de la isla. Así de fácil. No le cuenta nada más. Ni tan sólo le explica un pequeño detalle tan tonto de cómo piensan burlar el espacio aéreo de Costa Rica sin se detectados, pero no tiene importancia. Simplemente le dice que la necesita para activar los sistemas del Parque. Ah! también necesita al domador de Raptores (Chris Patt). Sí aquel tío con chaleco para quien el Raptor macho-alfa llamado BLUE, uno de los depredadores más letales que haya pisado jamás la faz de la tierra no es más que una especie de mimosín con quien jugar un ratito al busca-busca.

Dos birras, una conversación chorra en plan “fui yo quien te dejó a ti” “no, fue al revés”, “me la sudan los dinosaurios”, “BLUE está viva”, “pues que se joda”, “tú la criaste” etc, y ya tenemos a todos en un avión cochambroso de camino a la Isla. ¿Dónde ha quedado el no reparar en gastos?, en fin. A pelirroja y domador les acompañan una médico hippy asiática (Daniella Pineda) y el típico informático-alivio-cómico negro (Justice Smith).

Abro un pequeño paréntesis para explicar que lo de mencionar “asiático” y “negro” no es aleatorio ni con afán despectivo. Viene a colación de esa aparente e imperiosa necesidad de todas las películas actuales de cumplir al dedillo con la corrección política incorporando al menos un representante de cada colectivo (aquí nos falta el/la gay) como si la ausencia de alguno de ellos fuera a ofender a alguien. Pues para que os enteréis, guionistas de pacotilla, un colectivo cualquiera se ofende si lo ridiculizas o lo insultas, no si lo omites en una película.

Cierro paréntesis. Cuando llegan a la Isla ya hay todo un ejército de mercenarios chungos que están metiendo a los dinosaurios en jaulas para llevárselos. No consigo saber para qué van los cuatro coleguitas a la isla porque realmente no hacen una mierda. El domador de Raptores tarda exactamente dos minutos en localizar a BLUE en una Isla que es de todo menos pequeña y oh sorpresa!! traición!! dardo tranquilizante y adiós!. Uuuuuh nadie se lo esperaba. Nadie lo había visto venir. Que gran giro!.

Continúa el desbarre de los guionistas con un volcán con temporizador, dinosaurios que les cae lava encima y se la sacuden como si fuera el aceite que salta cuando fríes un huevo. Disparos debajo del agua, triatlón, un camión que salta a un barco en movimiento sin que ningún mercenario se dé cuenta y escena “momento Bayona” rompe corazones del Bracciosaurus mirando al barco que se aleja y llorando en plan “no me dejéis aquí hijos de puta”. Lágrimas.

Seguimos el viaje con más desbarre farlopero. Para salvar la vida a Bue que ha recibido un disparo, hay que hacerle una transfusión. Así que toca sacarle sangre a otro dino pero pudiendo elegir, ¿por qué no hacerlo con el T-REX?. Es igual. Llegamos a la pedazo mansión del abuelito que duerme plácidamente en su cama ignorando los 100 camiones que llegan por su puerta trasera en el más absoluto de los silencios. El abuelito también ignora que en su sótano hay una especie de mazmorras y una sala muy bien acondicionada para hacer, por ejemplo, una subasta/pase de modelos con jaulas corredizas donde lo mejor de cada casa puede pujar.

Antes hemos dicho que ya cumplíamos con la corrección política anti-discriminación. Ahora vamos con una serie de clichés que dejan en ridículo incluso a un británico borracho de Lloret diciendo aquello de “oh yeah, España, toros, paella, playa!! I like it!”

Tenemos japoneses de la Yakuza, Tejanos con bigotes poblados y sombrero de ala ancha (no se ve pero seguro que llevan cartucheras y botas de montar), terroristas ex soviéticos con cara de mala ostia y demás gentes de bien que a pesar de haber vivido la existencia de dos parques de dinosaurios, ponen cara de sorpresa cada vez que ven uno en su jaulita. Si les gustan, los compran por cuatro duros. Cualquier futbolista vale más que un bicho de estos. El Barça o el Madrid podrían montar el próximo Jurassic Park si quisieran con el presupuesto de un par de jugadores. A todo esto yo me pregunto si el idiota de la corbata al que se le salen los ojos de las órbitas cuando ve más de 100 millones de dólares en la cuenta, ha hecho bien las cuentas. ¿Cuánto queda de los 100 millones si le restas pagar la “operación rescate”, los mercenarios, las instalaciones, las investigaciones científicas, etc?.

Al principio uno puede preguntarse ¿para qué coño quieren estos señores de reputación impecable un dinosaurio?. Atención! Para convertirlos en “armas”. ¿Ein?,  ¿perdona?, ¿otra farlopada de los guionistas?, muy bien señores! Grandísima idea sí señor!! Cuánto mejor es usar un único dinosaurio como arma que digamos, varios miles de armas tradicionales (creo que 10 millones de dólares dan para mucho). Ya estoy visualizando a la Yakuza soltando un Rex por las calles de Tokio en lugar de usar a sus matones habituales. Bien pensado. Me encanta la idea.

Momentazo con el pastiche ese mitad raptor mitad Indominus Rex (que a su vez ya era otro pastiche) que en un alarde de originalidad han llamado Indoraptor. El caso es que este bicho, es igual de feo que un raptor normal pero con la cabeza y los dientes más grandes. Además tiene una “mejora”. Atención. Alguien apunta con el laser de un fusil. El dino se queda atentamente mirando la lucecita. Se aprieta un botón que está al lado del gatillo del fusil y el bicho se lanza hacia el objetivo. Uau!! Pedazo de innovación!!. Así que tienes a un tío con un fusil que apunta con el láser, y le da a un botón. Claaaaaro. Es que apretar el gatillo ya era demasiado. Mejor lanzar al pastiche este en lugar de la bala. Si señor!!!. Bien pensado!!! Ya lo estoy visualizando también. Esta vez en Moscú de la mano del terrorista soviético ese de antes.

Ui! a todo esto, no olvidemos que tenemos a los dos protas encerrados en una celda de cartón piedra en los sotanos de la Mansión del Terror. Nadie sabe por qué pero los malvados villanos los mantienen vivos para que así aún puedan tener la ocasión de sabotear su maléfico plan. Por suerte en la celda de al lado hay un dinosaurio que es como un pavo pero con cabeza grande que puede tirar paredes a cabezazos para luego ir liándola a lo vaquilla en vulgar fiesta de pueblo.

Con pelirroja y domador libres, éste último nos regala una impresionante escena a cámara lenta a lo Batman o Captain America apalizando a cualquiera que se le ponga por delante. Menos mal que son mercenarios chungos de Piera y él un simple domador de animales que sino los revienta.

Seguimos, seguimos, que no decaiga. El pastiche se escapa porque en un alarde de inteligencia supina le han dejado la jaula abierta. Después de merendarse por trozos al mercenario idiota que tiene el fetiche raro de coleccionar dientes, se dedica a tomar postre con cuatro idiotas que han decidido refugiarse en un ascensor.

Durante algo más de 20 minutos, ¿o quizás más?, tenemos una persecución por dentro de la Mansión del Terror al más puro estilo Resident Evil con una niña clonada (parece un detalle importante pero realmente importa una mierda) que se esconde, atención, debajo de unas sábanas. Plas plas plas plas!!!! Premio a la escena de la década!!!. El pastiche es idiota (decían que era muy listo) y no la ve ni la huele. Domador dispara su rifle pero el Indoraptor debe ser inmune a las balas. Entonces gracias a Blue todos se salvan. Bueno todos menos el tío de la corbata que a pesar de que nadie lo sospechaba y en otro alarde de originalidad por parte de los guionistas fumados acaba siendo devorado por un par de dinosaurios grandotes.

Nos acercamos, gracias a Dios, al final de la película. La niña cumple con el único propósito para el cual parece que la han metido en la película (dudo que el tema de la clonación humana de demasiado juego) que no es otro que pulsar el botón rojo y dejar escapar a los dinosaurios.  “Welcome to Jurassic World” dice Ian Malcom en un malogrado intento de sonar apocalíptico y abriendo descaradamente la puerta a la siguiente entrega de la saga.

¿Jurassic World?, ¿en serio?, tenemos como mucho 2 docenas de bichos que además son de diferentes especies. Un único T-Rex. Un único Raptor. ¿Hola?, ¿a alguien le suena el concepto de extinción?. Incluso si estos animales consiguieran “dominar” a los humanos devorando a unos cuantos durante unos días, ¿no consiguen capturarlos en Isla Nublar como si nada al principio de la película?, ¿qué les impide hacerlo de nuevo?, ¿este va a ser el argumento de la siguiente entrega?, pffff ya nos podemos ir preparando.

Después de todo éste rollazo voy acabando. No hay nada original. No se ha creado nada nuevo. Si Jurassic World fue un desastre basado en guiños, ésta no es sino un compendio de reconstrucciones cutres de escenas ya conocidas y visualmente mejor hechas de entregas anteriores. Nada más. Pésimas actuaciones, personajes planos y estereotipados al máximo, diálogos vergonzantes, uso excesivo del CGI, previsible y mal estructurada. En resumen, un montón de mierda, y lo peor es que al menos nos queda una película más por ver.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Les Miserables – Mini Serie

Quizás no sea el orden correcto. Musicales, película musical, serial televisivo y libro. Sin embargo, correcto o no, éste es el orden que un servidor ha seguido en lo concerniente a la famosa obra de Victor Hugo desde que en el año 2011 descubrí el Musical “Les Miserables 10th Anniversary” gracias a mi mujer.

Lesmis.jpgDicho esto aclaremos que hoy no se trata del musical, ni de la película, ni del libro. La reseña de hoy corresponde a la adaptación de 6 horas realizada para televisión en el año 2000 y dirigida por Josée Dayan. Les Miserables. Ojo Spoilers!!!

Debo decir que cuando vi la serie que hoy nos ocupa, aún no había leído el libro así que consideré oportuno esperar a hacerlo antes de escribir nada para poder valorar a posteriori con mayor conocimiento de causa. Pues bien, ese día ya ha llegado.

Puesto que estamos hablando de 6 horas de metraje y de un libro muy largo y tremendamente denso, voy a intentar estructurar ésta reseña en bloques bien diferenciados para que no acabe resultando una lectura caótica. En el primero haré referencia al guion y puesta en escena, y en el segundo a los actores y otros aspectos varios.

Comencemos por tanto por el guion y la puesta en escena. Quede claro de antemano que la adaptación del texto original considero que es asombrosamente fiel en términos generales. El 90% de la esencia de la novela se refleja en las imágenes. Sin embargo, encontramos una serie de alteraciones y/o elusiones las cuales quisiera comentar. Encontramos de dos tipos.   

Por un lado tenemos aquellas variaciones que me atrevo a llamar “necesarias”. Aquellas que responden a motivos puramente prácticos. Adaptar, alterar y/o eliminar determinados puntos del libro que o bien resultarían difíciles de llevar a la pantalla, son extremadamente tediosos o simplemente no aportan nada. Estas licencias no me suponen un problema. No alteran el ritmo ni la narrativa. Por ejemplo: Gavroche en el libro vive en una “casa-elefante”. Aquí nos muestran que vive en una especie de “cochera” abandonada. ¿Por qué ésta alteración que a primera vista parece absurda?, pues por un evidente motivo práctico. Es más fácil y más barato de representar. ¿Afecta a la historia? No en términos generales. Por tanto no hay problema. No entraré más en ello.

Por otro lado tenemos las variaciones que me permito denominar catalogaré como “innecesarias” a falta de otro término mejor. Se trata de aquellas alteraciones y/o elusiones respecto al texto original que no tienen sentido puesto que no responden a propósito alguno. No aportan nada ni enriquecen la historia en lo más mínimo, en todo caso, todo lo contrario y por tanto no entiendo el motivo de incluirlas. En estas sí que voy a entrar con mayor detalle. Veamos algunos ejemplos:

-En la serie nos muestran a Fauchelevent como miembro de la Guardia Nacional atacando las barricadas, cuando esto no sólo no es verdad, sino que el pobre hombre, hacía ya algún tiempo que estaba muerto. ¿Motivo o propósito de ésta alteración?, que yo sepa ninguno. ¿Aporta algo?, no.

-El día de la Boda de Marius y Cosette, vemos a Madam Thènardier vivita y coleando viendo el cortejo nupcial cuando realmente había muerto en la cárcel tiempo atrás. ¿Motivo o propósito de ésta alteración?, que yo sepa ninguno. ¿Aporta algo?, no.

-En la serie nos muestran a Marius y a Gavroche como si fueran grandes amigos de toda la vida. Incluso tenemos algunas escenas de Marius y Gavroche en la habitación del primero cuando realmente no es así. Ambos se conocen en las barricadas. ¿Motivo o propósito de ésta alteración?, que yo sepa ninguno. ¿Aporta algo?, no.

-Cuando Valejan y Cosette de 8 años llegan a Paris, Gavroche tiene la misma edad que 10 años después cuando Cosette sale del convento. ¿Motivo o propósito de ésta alteración?, que yo sepa ninguno. ¿Aporta algo?, no.

-En el libro, Valjean se distancia de Marius y Cosette por su condición de ex convicto. Marius de hecho lo ve como un asesino y un ladrón y no lo quiere cerca hasta que descubre su error. En la serie, el motivo del distanciamiento es porque Valjean afirma estar enamorado de Cosette. ¿Motivo o propósito de ésta alteración?, que yo sepa ninguno. ¿Aporta algo?, no.

Asimismo, teniendo en cuenta que tenemos 6 horas de metraje, me hubiera gustado que algunas partes de la historia se hubieran desarrollado un poquito más. No se dedican ni siquiera unos minutos a explicar por qué Marius se hace llamar “Barón” ni el motivo de la enemistad con su abuelo, Monsieur Gillenormand, el cual no aparece hasta el último episodio cuando es un personaje que considero que tiene su cierta relevancia. Al personaje de Enjolras tampoco se le dedica el tiempo que considero necesario. Ni tan sólo al momento de su muerte en las barricadas. Es un momento triste a la vez que solemne en el libro y aquí se pasa de largo. Da la sensación de que mucha cosas se dan por sentadas como si se esperara que todos los espectadores hubieran leído el libro.

Para cerrar este apartado sin que de la sensación que lo único que tengo son palabras negativas, destacaré a continuación aquellos momentos que considero están muy bien llevados a la pantalla. El encuentro entre Valjean y Monseigneur Bienvenu, toda la parte relativa a las penurias de Fantine y también la parte relativa a la vida de Valjean en el convento junto con el viejo Fauchelevent.

La puesta en escena es muy realista. Cierto es que los decorados en muchos momentos se ven demasiado artificiales pero tampoco resultan cutres teniendo en cuenta que se trata de una serie de televisión hecha hace 18 años. Por otro lado, siempre he preferido más un decorado de cartón piedra que unos efectos especiales de pacotilla. El vestuario es muy bueno. Muy realista. He visto películas de mayor factura con peor vestuario.

Pasamos ahora al segundo bloque de la reseña. El relativo a los actores. Esta obra tiene un buen puñado de personajes cada uno de ellos con su particularidad, unos más carismáticos que otros pero siempre representando cualidades humanas en todo su espectro, desde la maldad y la codicia (los Thenardier), la redención (Valjean), el deber y el honor (Javert), la bondad (Monseigneur Bienvenu), el sacrificio (Fantine), la inocencia (Cosette), la valentía y el idealismo (Enjolras), etc. Todos estos personajes han sido personificados con mayor o menor éxito por el siguiente elenco:

Gerard Depardieu es Jean Valjean. Es curioso, pero realmente parece que el papel esté hecho a su medida. Sinceramente le viene como anillo al dedo.

Christian Clavier es Thenardier. No considero que sea una adaptación demasiado correcta de la idea de Victor Hugo, pero ello se compensa con la increíble complicidad que existe entre Clavier y Depardieu. No en vano han compartido juntos más momentos en pantalla (Asterix y Obelix, etc).

John Malkovich interpreta al inspector Javer. Nada que decir. Otro actor que parece que haya nacido para el papel. Incorruptible, severo, sobrio rozando lo lúgubre e incluso depresivo. Un personaje oscuro para una historia oscura.

Virginie Ledoyen es Cosette. Realmente no es un personaje que me interese excesivamente. Toda su historia me parece de lo más aburrida, por tanto diré únicamente que su interpretación es correcta. Prototípico papel de niña educada, inocente, soñadora y totalmente ignorante de los problemas y realidades sociales de la época. El típico personaje romántico del siglo XIX.

Enrico Lo Verso da vida a Marius. Podría ser quizás el actor peor escogido. No sólo es demasiado mayor para el papel, sino que además se supone que Marius en palabras de Victor Hugo es un tío atractivo a pesar de que su situación económica en ocasiones no es la mejor. En cambio el actor tiene una cara que, lejos de resultar atractiva, lo que resulta es intimidante. Sin embargo, su actuación no es mala. Eso hay que reconocerlo.

Veronica Ferres es Madame Thénardier. Al igual que en el caso de Lo Verso, aquí tenemos otra actriz más escogida. Físicamente no coincide para nada con la descripción de Victor Hugo, aunque no por ello falla en el efecto de resultar un personaje detestable.

Charlotte Gainsbourg es una buena versión de la pobre Fantine. La clara imagen del sufrimiento, de la angustia. De la desesperación. Una buena elección.

Asia Argento representa a una Eponine muy diferente a lo que uno esperaría después de leer el texto original. Da la sensación de que en todo momento se le muestra más como alguien malvado más que como “producto” de la sociedad.

Vadim Glowna es el entrañable Fauchelevent. Calco de su homólogo de papel. Steffen Wink es Enjolras, el líder de los Rebeldes. Jérome Hardelay es el simpático y soñador Gavroche. Michel Duchaussoy hace las veces de Monsieur Gillenormand, abuelo materno de Marius. Otto Sander es el bondadoso Monseigneur Bienvenu. Por último los amigos del ABC Café, Christopher Thompson como Courfeyrac, Franck Tordjman como Prouvaire y David Podracky como el siempre ebrio Grantaire.

Voy cerrando. Una buena mini-serie que no se hará aburrida en ningún momento a pesar de su considerable duración, algo que no puedo decir del libro que no en pocas ocasiones me dieron ganas de cerrarlo y no volver a abrirlo. Serie bien estructurada y pautada. Sin prisa pero sin pausa. Siguiendo al dedillo el texto original con las salvedades anteriormente expuestas.

Me apenó no poder verla en su versión original francesa pero por algún motivo que desconozco, el Bluray que compré no lleva subtítulos en ningún idioma así que me fue imposible. Intentaré ver si en internet hay alguna versión subtitulada. Me gustaría.

Recomiendo su visionado. Un clásico a tener en cuenta. 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario